262 visitas

Soria y Tasartico, aventura en Gran Canaria

Viernes, un fin de semana nuevo, 48 horas  por delante ¡Vámonos de aventura!

Se estaba haciendo tarde, era viernes y me quedé trabajando hasta las 18:00pm, Joel había quedado en recogerme treinta minutos más, todo mi equipaje ya estaba preparado para salir de aventura.

Maspalomas - Soria - Tasartico
Maspalomas – Soria – Tasartico

Salimos con el tiempo muy justo, sin rumbo ni destino y con muchas ganas de desconectar y disfrutar de buena compañía. No íbamos a tener mucho tiempo para decidir qué hacer y nos lo jugaríamos todo a una carta, la aventura estaba servida, ¿cómo acabaría esto?

soria_coche
soria_coche

Estaba esperando a Joel fuera a las 18:25pm, para mi sorpresa llegó puntual. Desde “Sonneland” nos dirigimos a “El Pajar” (Arguineguín) a recoger al tercer componente de esta aventura, “Sergi”. Seguíamos sin tener claro el destino, la idea inicial era salir y “ya vamos viendo”. Tras dos minutos de charla en el coche sobre dónde dirigirnos aparcados en la cuneta de “El Pajar” vemos un cartel que indica “Presa de Soria”, lo interpretamos como una señal, y así, sin tenerlo muy claro nos pusimos rumbo a Soria, tendríamos muy poco tiempo para encontrar un refugio para esa noche. 

cartel -tasartico
cartel -tasartico

Aparcamos en un punto de acceso restringido, cargamos con los bultos y literalmente a ojo señalamos una cueva como destino para nuestra noche. Ahora sí que faltaba menos de una hora para la caída de la luz, ¡tic,tac!

Tras un tramo de treinta intensos minutos llegamos a la cueva, para nuestra sorpresa estaba muy bien acondicionada y permitiría dormir en una posición cómoda, tampoco teníamos otra opción, pues la noche caería diez minutos más tarde, y ya era tan peligroso como estúpido retroceder o buscar un nuevo lugar, es lo que pasa cuando haces las cosas un poco a lo loco, pero la falta de planificación y la búsqueda de la aventura “in situ” dio sus frutos.

Nos acostamos, cenamos un buen queso de la tierra (Valsequillo) y una botella de vino. Con la tripa llena @joelwestermarck se puso a hacer las fotos que están acompañando estas líneas. 

Hacía un calor infernal, la puta calima en todo su esplendor, olas de aire caliente complicaban conciliar el sueño, al final, tras un par de horas y agotar todas las reservas de líquidos conseguimos dormir.

soria_nightscape
soria_nightscape

Por la mañana inspeccionamos un poco el terreno, ya que por la noche no habíamos tenido tiempo. Desde luego el lugar y las vistas eran una pasada. 

cueva_dormir
cueva_dormir

Hora de partir hacia nuestro destino, ¿dónde sería?, ni idea, sólo sabíamos que costa y el suroeste de la isla parecía ofrecer lo que buscábamos. A eso de las 14:00pm del sábado y tras comer en “Casa Miguel” (Cercados de Espino) nos fuimos para Tasartico, tocaba darse unos baños en una de las costas más salvajes y menos explotadas de la isla.

pan de soria
pan de soria

“CASA MIGUEL” EN CERCADOS DE ESPINO TIENE EL QUE PARA MI ES EL MEJOR MOJO DE LA ISLA

soria_cercados de espino
soria_cercados de espino

A nuestra llegada a Tasartico sentimos una decepción importante; viento, la puta “microalga” (por ponerle un nombre) y un cielo gris feísimo causado por la calima. Pero estábamos muy positivos, nada nos iba a joder nuestro fin de semana de aventura. Así que tocaba buscar un plan B.

Saliendo de donde pensábamos acampar sin ningún tipo de permiso nos dimos de frente con un camping privado justo al lado de la playa, en la isla hay un montón de campings para caravanas, furgos y campistas, pero es un concepto de campeo bastante alejado al que podrás encontrar en la península, algunas parcelas parecen chiringuitos de escopeta de feria, con su tema de Camela versión electrónica incluida.

tasartico_road
tasartico_road

Parecía una posibilidad, nos miramos y pensamos que no sería mala del todo, algo nuevo ya que nunca había pernoctado en cámping privado, nos cobraban 15 euros (3 personas) por la parcela, con derecho a uso de instalaciones. Como la noche se presentaría simple pensamos que si bebíamos cerveza como animales podríamos recrear un capítulo de una de nuestras series favoritas, “Trailer Park Boys”, así que nos pusimos manos a la obra. Fiamos unas cervezas en el bar del cámping, que no tiene luz corriente y funciona con un motor eléctrico que encienden a eso de las 20:00 horas, cuando la luz natural se marcha. A beber cerveza al puro estilo redneck, una vuelta a la adolescencia en toda regla.

grancanaria_redneck
grancanaria_redneck

 

tasartico_baño
tasartico_baño

 

redneck_grancanaria
redneck_grancanaria

 

tasartico_atardecer
tasartico_atardecer

Volvimos a cenar otro queso que compramos en una cooperativa agrícola de Mogán y un pan casero de Soria, un puto manjar de reyes.

Al final nos jodimos 30 latas de cerveza y cumplimos nuestro objetivo, o por lo menos yo me sentía como el puto Ricky de TPB. La resaca por la mañana fue de espanto.

NADA COMO UN BUEN BAÑO PARA QUITAR LA RESAQUILLA, EL AGUA ESTABA BASTANTE LIMPIA ESA MAÑANA

Fonde de Tasartico
Fonde de Tasartico
tasartico_underwater
tasartico_underwater
tasartico_fondo_marino
tasartico_fondo_marino
urkolandia_underwater
urkolandia_underwater
salida_tasartico_camping
salida_tasartico_camping

Ya era domingo, olíamos a tigre de bengala tras la turra de todo el finde. Momento de volver a casa, pegarse una buena ducha y preparar una nueva semana, pero desde luego habíamos cargado las pilas, mi barra de energía había vuelto a subir

 

carretera_grancanaria
carretera_grancanaria

¿Quieres seguir descubriendo lugares con encanto en Gran Canaria? Pincha y sigue viendo aventuras

Puede que también te interese...

Deja un comentario